Busqueda


Aulas Virtuales


La Maracaibo colonial trasciende en la Calle Carabobo Imprimir E-mail
Escrito por La Verdad - Héctor Galbán   
Domingo, 01 de Agosto de 2010 21:12

Sus casas son el vestigio de una Maracaibo colonial que se niega a morir. La piqueta que derrumbó El Saladillo en 1970 no pudo con sus paredes. Tiene 80 inmuebles a lo largo de sus cuadras. En algunos se evidencia el paso del tiempo.

Es la Calle Carabobo, un emblema de la ciudad muy golpeado con el transcurrir de los años. Sus colores han perdido brillo, las ventanas amenazan con caerse por la corrosión. Casas que han sido intervenidas sin precaución para convertirse en restaurantes ejecutivos  son la fachada que muestra la parte de la calle que está más próxima a la avenida El Milagro, mientras que la parte paralela a la iglesia Santa Bárbara ha sido más beneficiada por algunos comercios que mantienen a cuentagotas la afluencia de turistas.

Erwin Struve ha vivido toda su vida en ella. Cuenta que es como vivir en cualquier parte de la ciudad. "Muchas personas creen que vivir aquí es más peligroso porque queda en el centro, pero para nosotros ha sido algo cotidiano". Betty Niño llegó a la Calle Carabobo hace 15 años. Hace 10 abrió un pequeño abasto y le ha ido bien. Cree que la zona lo que necesita es que la gente se acerque. De hecho, en los últimos meses ha visto un nuevo interés por visitarla.

El Centro Rafael Urdaneta (CRU) es el organismo responsable de una parte de sus  edificaciones y el supervisor de que sus parámetros originales se mantengan. Patricia Oliver, arquitecta del organismo, explica que evalúan las tenencias de los inmuebles que administra el CRU para actualizar las estrategias de dinamización de la Calle Carabobo. Adelanta que están en mesas de trabajo conjuntas con la Alcaldía de Maracaibo para impulsar la proyección de la zona.

Es más que una calle

Para la familia Pradelli, la Calle Carabobo trasciende de su estructura. Es parte importante en su historia. En el año 1972, luego del derrumbe de El Saladillo, tuvieron que dejar atrás el restaurante que tenían en la calle Venezuela. "Mi papa alquiló el Hotel Caribe en 1972 y desde entonces hemos estado en la Calle Carabobo. Siempre hemos trabajado en el centro de Maracaibo. Nunca hemos dejado de creer en el valor histórico y patrimonial que tiene a pesar de las edificaciones que han desaparecido", explica Elvira Pradelli, hija de italianos pero maracucha de pura cepa.

Señala que están convencidos de que las tradiciones deben mantenerse porque permiten a los grupos sociales saber sobre su pasado y dibujar un camino hacia el futuro. "La Calle Carabobo ha sido subestimada por los mismos marabinos. Mucha gente tiene falsos prejuicios con el centro de la ciudad. La calle necesita cariño. Desde los organismos públicos se debe trabajar para atraer a los turistas y a los marabinos al patrimonio cultural de la ciudad".

Son los dueños de Caribe Concert. Esta nueva propuesta de recreación familiar y nocturna en la Calle Carabobo tiene seis meses. Elvira Pradelli asegura que ha logrado despertar el interés de la gente de visitar el centro de la ciudad. "Nosotros nos atrevimos y estamos demostrando que sí es posible ser exitoso como empresarios en la Calle Carabobo. Queremos que nuestra iniciativa sea un estímulo para que otras personas decidan invertir en ella y podamos verla llena de visitantes por las tardes y noches. Que se convierta en algo cotidiano venir a la Calle de la Tradición".

Arte y rumba

“Nos llamó la atención invertir en la Calle Carabobo por su valor histórico. Siempre cuando visitas una ciudad su centro está cargado de sus tradiciones y patrimonio”. Así explica Tomy Goitía, productor de eventos y dueño de Boulevard Disco, frente al Zaguán, su decisión de abrir su negocio en la Calle la Tradición. El joven empresario cuenta que no había tenido experiencias previas en locales nocturnos en la zona. Sin embargo, siempre se ha sentido atraído por el valor histórico que se esconde detrás de sus coloridas casas.

Su negocio abrió las puertas hace apenas un mes. Está satisfecho con la decisión.  “Estamos ante una oportunidad muy importante para retomar la Calle Carabobo y mantenerla en la palestra. Estamos fusionando el concepto de la rumba con el del arte. Hicimos una restauración de la arquitectura del local. Le añadimos el toque de modernidad con la iluminación y el sonido”.

Para el empresario se hace necesaria la creación de políticas públicas que favorezcan las inversiones en esta zona de la ciudad. “Creemos en el arte y la cultura. Creo que todos los que estamos invirtiendo en la Calle Carabobo lo hacemos convencidos. Necesitamos que los diferentes niveles de gobierno también hagan su aporte”.

Tomy Goitía prevé inaugurar Boulevard Café en las inmediaciones del antiguo Zaguán. “Para finales de agosto ofreceremos una nueva propuesta para quienes visiten la Calle Carabobo. Será un espacio para que los amantes de las artes y la cultura intercambien sus ideas y los turistas se acerquen al movimiento local artístico”.

La escuelita

La Unidad Educativa Santa Bárbara tiene 58 años de fundada. Lleva 50 funcionando en la Calle Carabobo. Beatriz Weir de Urdaneta fue una de sus alumnas y desde hace 14 años es su directora. El plantel educa a niños desde primero a sexto grado. "Nuestra escuela tiene 212 alumnos. Sentimos que somos parte de la tradición de la Calle Carabobo. Queremos una calle bonita, llena de gente. Queremos seguir vivos. Se debe reforzar la seguridad nocturna para incentivar el comercio recreacional".

La pequeña escuela está registrada en el Ministerio de Educación como "casa adecuada para dar clases". Mantiene en su funcionamiento la tradición de las escuelas de antes. Como dice su directora: "para nosotros lo más importante es que nuestros niños aprendan valores. Por estar insertos en la Calle Carabobo tenemos la gran responsabilidad de enseñarles a querer y cuidar el patrimonio".

 

 

Última actualización el Viernes, 03 de Septiembre de 2010 16:37