Busqueda


Aulas Virtuales


Aguas termales, turismo de salud en la frontera Imprimir E-mail
Escrito por La Opinión   
Jueves, 01 de Julio de 2010 13:55

El turismo de salud en el hotel Aguas Calientes de Ureña se fundamenta en la propiedad curativa de las fuentes termales cuyas aguas son llevadas mediante tuberías hasta las piscinas que son usadas a diario por decenas de turistas de Colombia y Venezuela. (Foto Laura Ramírez Ruan / La Opinión)Ureña es un referente en Venezuela y Colombia por el poder curativo de las fuentes termales localizadas en el sector de Aguas Calientes.

En ese lugar funciona el hotel Aguas Calientes al que a acuden a diario decenas de personas de lado y lado de la frontera buscando la cura para múltiples dolencias.

Ese lugar que estuvo en manos de la empresa privada es administrado por la cooperativa Fuente de Agua Viva desde que fue ocupado por el gobierno venezolano el 26 de noviembre de 2006.

Allí los 17 integrantes de la cooperativa y los 10 empleados se encargan de atender a los turistas provenientes de diferentes ciudades del interior de Colombia y el área metropolitana de Cúcuta, así como de diferentes estados de Venezuela, según los administradores Edward Flores y Liscia Medina Romero.

El mayor atractivo y lo que le da sentido al turismo de salud lo constituyen los manantiales que brotan de rocas de la formación León, que son aguas subterráneas que en su punto de emergencia poseen una temperatura mayor que la temperatura media anual local.

Allí se pueden encontrar también aguas Sulfurosas, que son aguas que independientemente a la temperatura en el punto de emergencia poseen olor a azufre y tienen características especiales que sirven para tratamientos de algunas enfermedades.

Los brotes de las fuentes se encuentran enmarcados dentro del hotel, de los cuales solo tres son explotados encontrándose en esta área el agua kerosenosa, con temperatura que oscila entre los 30  y 41 grados centígrados; pringue, de 61 grados centígrados, y la sulfurosa de 20 grados centígrados, ubicadas en tres pozos diferentes: Hedionda, San Roque y Santa Lucía, esta última tiene grandes poderes curativos.

 

El hotel para comodidad de los visitantes lleva por tubería el agua hasta los baños termales en las habitaciones y a las piscinas.

Las aguas termales son de tres tipos, la sulfurosa con temperatura de 25 grados centígrados, que es termo-mineral, cálcico-salina, con cantidad grande de sulfatos y calcio, azufre elemental 43 partes por millón e hidrógeno sulfurado; pringue, agua hiper-termal, con 59 grados centígrados, ligeramente acida, cálcico-bicarbonática hidrogeno sufurado, azufre elemental, y San Roque, a 35 grados, agua termal alcalina, hiperminerla, ligeramente sulfurosa con alto contenido de sulfates, hidrógeno sulfuroso.

El hotel Aguas Calientes ofrece el servicio de balneoterapia con agua indicada en casos de rehabilitación después de tratamientos de cirugía general, tratamientos de la piel, infartos leves del corazón, reumatismo, enfermedades reumatoideas, afecciones catarrales crónicas, asma bronquial, neuralgia, ciática, quemaduras, acné, obesidad, gota, formas leves de diabetes, entre otros.

La cooperativa

La cooperativa Fuente de Agua Viva que administra el hotel Aguas Calientes, representa la materialización de una iniciativa del ex gobernador del Táchira Ronald Blanco Lacruz que se logró mediante la Misión Vuelvan Caras, que se encargó de la capacitación de los 17 asociados para los cargos de administradores, botones, técnico de piscinas, recepcionista, cajero, camareras, cocineros y meseros. 

En la rehabilitación del hotel fueron invertidos 2.000 millones de bolívares que bajaron del gobierno nacional mediante el Ministerio para la Economía Popular (Minep), el Instituto Nacional de Capacitación y Educación Socialista (Inces) y la gobernación de Ronald Blanco Lacruz, según el administrador Edward Flores.

La coordinadora de la cooperativa, Liscia Medina Romero, explicó que el objetivo principal es prestar un buen servicio a los habitantes de Ureña, los sectores industrial y comercial que tienen en el hotel un espacio ideal para la recreación, salones para seminarios, conferencias, talleres de formación y todo tipo de actividades de grupo.

El hotel tiene una capacidad para hospedar 98 personas y cuenta con 35 habitaciones matrimoniales, múltiples y suite.

Ofrece los servicios de terraza con tina de aguas termales privadas, spa, masajes, tratamientos adelgazantes, aguas termales de manantial con propiedades terapéuticas y de relax corporal, restaurante, piscina infantil y de adultos.

El hotel maneja precios accesibles a la comunidad, teniendo en cuenta que el atractivo principal son las aguas termales, que muchas personas usan para tratamientos contra algunas enfermedades, según Liscia Medina Romero.

Explicó que el pueblo de la frontera se beneficia porque quien no tenga para pagar el servicio del agua para tratamientos médicos, lo recibe sin ningún costo.

Explicó que para prestar un servicio de calidad y con el propósito de convertirse en una alternativa para la recreación y el descanso, todas las áreas del hotel fueron remodeladas y refaccionadas, además de un cambio total del mobiliario, las camas, la lencería, los implementos de cocina y todos los elementos que son usados para el servicio del huésped.

Para las personas que no están hospedadas en el hotel y que necesitan las aguas para los tratamientos, se habilitaron cuatro baños que están disponibles a cualquier hora para prestar ese servicio.

Entre el sábado y domingo vienen al hotel en promedio 500 personas que usan las piscinas y demás áreas del hotel, un porcentaje importante del área metropolitana de Cúcuta. La administración trabaja con sistema de reservaciones para clientes del interior de Colombia y diferentes estados de Venezuela.

Lavaderos públicos

Los lavaderos públicos son una alternativa para los habitantes de la zona industrial, cuando escasea en las viviendas el vital líquido. (Foto Laura Ramírez Ruan / La Opinión)A pocos metros del hotel Aguas Calientes funcionan los lavaderos públicos, donde la gente viene a lavar ropa y bañarse, pagando por ese servicio 2.000 bolívares que se invierten en el mantenimiento del lugar, que está a cargo de Luis Eduardo Rojas.

Cuando el agua escasea en las viviendas, particularmente en la zona industrial de Ureña, los lavaderos y baños públicos se convierten en una alternativa.

 

Última actualización el Jueves, 01 de Julio de 2010 14:06